Llegó Diciembre. Y eso quiere decir: fin de año, exámenes, fiestas, cierres, despedidas, juntarse, regalar, organizar para verse, organizar para irse, Navidad, la misión, campamentos, y más corridas…

Por eso, esta vez, te invitamos a que pares un momento y te encuentres cara a cara con el milagro que va a nacer de nuevo. Con ese Jesús naciente que con su pequeñez y su ternura nos llama a mirarlo atentamente para descubrir qué quiere renacer en nuestro corazón; que nos llama a poder estar atentos, entre tanta vorágine, a lo creemos verdadero, a lo que permanece.

Te proponemos que estas actividades sean un momento de reflexión, de encuentro y de ir a lo profundo en este tiempo.

Un momento para atravesar lo efímero, lo instantáneo, lo superficial…  y buscar juntos la trascendencia, trascendernos, ir más allá de lo visible, de lo que aparenta, descubrir el sentido de lo que hacemos o, yendo mucho más lejos, el sentido de nuestra vida. Porque en lo profundo está lo verdadero.

 

Click para descargar PDF