Hemos concluído el primer día del Congreso de Jóvenes de la Arquidiócesis de Buenos Aires, Juntarnos 2017. Con más de 500 asistentes representando a las cuatro vicarías de la ciudad, los jóvenes se congregaron en el Colegio Pío IX desde temprano y se compartió una jornada de reflexión y escucha.

La apertura estuvo a cargo de Monseñor Mario Aurelio Poli, Arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires. El Cardenal recibió a los jóvenes y los instó a buscar a Jesús en nuestra ciudad: “El Cristo que queremos encontrar en el camino anda escondido por nuestro barrio”. Además, retomando la invitación de Francisco a la jornada por los pobres, invitó a comprometerse con nuestros pares más necesitados. Su discurso finalizó entusiasta, con una propuesta concreta para el inicio del Congreso: “Anímense a ser manos benditas en el camino que hoy quieren emprender”.

Las actividades programadas iniciaron convocando a los jóvenes a formar comunidades de trabajo para conocerse y debatir las distintas identidades que existen en nuestra Iglesia porteña. Cada comunidad, con un moderador a cargo, reflexionó y compartió sus fortalezas y debilidades, sus esperanzas y sus miedos.

Luego de compartir un almuerzo fraterno las comunidades volvieron a encontrarse para poner el trabajo en marcha: la consigna fue construir siluetas que reflejaran las distintas realidades que atraviesan nuestro jóvenes. Figuras en tamaño real, repletas de imágenes y diálogos presentes en el corazón del joven, fueron colocadas en el patio del colegio, y se invitó a todos a descalzarse y reflexionar con recogimiento sobre lo expuesto. Finalizó el momento con una ronda, tomados de las manos, y el rezo del Padre Nuestro.

Cayó el sol y el gimnasio del Colegio San Francisco de Sales fue el escenario de una Misa única. Con la presencia de Monseñor Alejandro Giorgi, Vicario Episcopal para la Juventud, Monseñor Juan Carlos Ares, Obispo de Vicaría Devoto y el Pbro. Gerardo Söding, nos reunimos a celebrar la fiesta de Cristo.

El Padre Söding en su homilía invitó a los congresistas a reflexionar sobre el hambre de los jóvenes: “¿Cuánto hace falta para saciar el hambre de los jóvenes de Buenos Aires?”. Recordando el milagro de la multiplicación de los panes enfatizó: “Jesús toma lo que hay, lo agradece, lo bendice y lo reparte (…) nada puede perderse.”

La Misa finalizó con el gimnasio vibrando al ritmo del himno del Congreso Juntarnos, “Multiplicar, aquí hay un joven”. Más tarde, los jóvenes compartieron una cena que incluyó bandas musicales en vivo, música para bailar e instructores de zumba.

Nos retiramos a descansar rezando y agradeciendo todo lo vivido en este día, pidiendo a Jesús que nos bendiga en la jornada de mañana donde cerraremos el Congreso y nos prepararemos como Iglesia Joven para todo lo que viene.

Para ver fotos y videos ingresa a www.facebook.com/vicariajovenesbsas