Para el mes de Noviembre te proponemos el gesto de “Orar por los difuntos”.

La muerte de un ser querido deja, casi siempre heridas. Es una obra de misericordia estar cerca de los que sufren por estas muertes. La compañía y la oración de intercesión son las dos acciones que logran devolver la esperanza en medio del dolor. Son los gestos del mismo Jesús.

A través de ellos, Él se abre paso para sembrar la certeza de la Vida eterna dentro del hueco que la pérdida deja abierto.

 

Para descargar, click acá.