Esta obra de misericordia pertenece al núcleo del evangelio. Es una exigencia para todos los cristianos. Hay que compartir el pan -¡hay tanta hambre!-. Pero no basta. Hay que hacerse pan y pan partido, como lo hizo Jesús. El pan es vida y es fraternidad. El pan partido y compartido es amor.

Para descargar el recurso de este mes y seguir profundizando hace click aquí.